Enero 24, 2017

7 útiles consejos para evitar que tus hijos se accidenten en una piscina

Vacacionar es una experiencia reparadora y entretenida, especialmente cuando se realiza en familia. Es así como muchos padres deciden viajar con sus hijos a lugares con entretenimientos acuáticos.

Lamentablemente, hay historias vacacionales que no tienen un desenlace positivo, en especial cuando uno de los miembros de la familia es víctima de un accidente en una piscina, lo que usualmente le ocurre a los niños.

 

Es en esta línea que la doctora Soledad Tagle, pediatra y académica de la Facultad de Medicina de la Universidad Diego Portales, entregó 7 útiles recomendaciones para evitar desgracias de esta índole.

1. Supervisar a los niños

 

A veces sólo basta de unos segundos de distracción para que ocurra un accidente. Es así como han sucedido muchos de los más graves acontecimientos.

 

Soledad destaca la importancia de que un adulto vigile a los niños que ingresen a la piscina, si estos no saben nadar bien o si son menores de 12 años.

 

2. No jugar cerca

 

El material que rodea a las piscinas suele estar mojado y puede resultar resbaloso. La experta recomienda no correr ni jugar en los borde de las piscinas, menos aún con juegos bruscos.

 

3. Cuidado con los flotadores

 

Para algunos padres, los flotadores resultan como la opción más segura para ingresar a sus hijos a las piscinas. No obstante, Soledad Tagle advierte que estos pueden voltearse hacia adelante con un impulso del niño, de manera que el niño no será capaz de levantar la cabeza.

4. “Piqueros” sólo en algunas zonas

 

En este punto, la doctora destaca la importancia de conocer la profundidad de la piscina antes de lanzarse a ella.

 

“Nunca debes darte un piquero si no sabes cuántos centímetros hay hasta el suelo”, recomienda, puesto que, en caso de ser muy baja, el niño puede golpearse y provocar graves o letales lesiones. La experta llama a “siempre optar por partes profundas”.

 

5. Aprender primeros auxilios

 

Existen ejercicios de reanimación muy básicos que incluso puedes encontrar en un tutorial de Youtube. En caso de un accidente, la experta señala que estas maniobras pueden salvar la vida de un niño.

6. No forzar clases de natación

 

La pediatra advierte que no es recomendable someter a inmersión a niños pequeños en forma forzada ni a clases de natación en los que los sumergen. Lo anterior, porque probablemente tragarán agua y pueden sufrir intoxicación hídrica.

Tagle recomienda que sean los padres quienes les enseñen paulatinamente a los niños a nadar. “Es poco frecuente que un niño lo logre antes de los 3 o 4 años. Los niños más activos, ágiles, con facilidad de coordinación son más susceptibles de aprender a los 4 años”, destaca.

 

7. Observarlos si están cerca de una piscina, aunque no tengan interés

 

Soledad Tagle destaca la importancia en no confiar en que el niño no sabe nadar y, por eso, no se interesará por meterse al agua. “Siempre hay que supervisarlo”, finaliza.

Fuente: biobiochile.cl
Compartir en Whatsapp
ESTO PASÓ POR TELEFUTURO