Marzo 16, 2018

Un matrimonio afgano bautizó Donald Trump a su bebé

El bebé fue llamado así debido a la admiración que sienten sus padres por el presidente de EE.UU. La familia fue echada del pueblo donde vivía y la rechazan en todas partes.

El niño nació el 3 de septiembre de 2016, casi al mismo tiempo en que su homónimo estadounidense se preparaba para su primer debate presidencial. El bebé fue llamado así debido a la admiración que siente sus padres por el magnate y hoy presidente de los Estados Unidos.

Incluso dentro del vientre de su madre, Donald Trump era inusualmente sensible. En las noches en que su madre estaba angustiada, él se ponía inquieto, daba vueltas y pateaba.

Luego, una tarde lluviosa de otoño, en un pueblo polvoriento de cerca de 200 casas de adobe, llegó el momento de su nacimiento. No había enfermeras ni comadronas, así que la esposa de un vecino fue a ayudar. El recién nacido estaba tranquilo. Tenía el cabello rubio, así como manos y pies normales.

No se trata de Donald J. Trump, el hijo de Mary y Fred Trump. Este es Donald Trump, el tercer hijo de Jamila y Sayd Assadullah, quien nació en el distrito de Shahristan, en el interior de la provincia del centro de Afganistán llamada Daikundi, el 3 de septiembre de 2016, casi al mismo tiempo en que su homónimo estadounidense se preparaba para su primer debate presidencial después de haber obtenido la candidatura republicana.

Assadullah viene de una familia pobre de campesinos, de un lugar donde una buena cosecha de almendras a menudo hace la diferencia entre morir de hambre o no. Sin embargo, se graduó de la universidad, leyó los libros de Trump y lo vio por el televisor que la familia podía encender gracias a los paneles solares que una organización de ayuda proporcionó a la aldea.

Esperaba que darle a su hijo el nombre de un famoso constructor de bienes raíces y estrella de la televisión de alguna manera influyera en la fortuna del bebé.

Sin embargo, la buena suerte esperada no aparece aún. Más bien, la elección de ese nombre solo se ha sumado a la mala fortuna de la familia.

La decisión de ponerle al niño un nombre no musulmán enojó tanto a los familiares de Assadullah que la familia ya no se sentía bien recibida en su aldea en Daikundi, y se mudó a una casa rentada en Kabul.

“Estaba leyendo los libros de Trump”, dijo Assadullah en una entrevista en Kabul, con el bebé Donald Trump sentado en su regazo, sus pequeños dedos aferrados al teléfono de su papá. “Leí su libro ‘Cómo hacerse rico’. Luego leí sobre sus antecedentes: cómo construyó la Trump Tower, cómo se convirtió en líder de su partido. Entendí que es un hombre muy trabajador. Pensé que si llamaba a mi hijo Donald Trump, eso influiría en la personalidad y la conducta de mi hijo”, expresó.

 

Fuente: clarin.com
Compartir en Whatsapp
ESTO PASÓ POR TELEFUTURO