Corea del Norte lanza un ultimátum al Sur tras estallar la tensión militar

21 de agosto de 2015

Corea del Norte reiteró hoy su amenaza de llevar a cabo nuevas acciones militares si el Sur no retira los altavoces que emiten propaganda anti-norcoreana en la frontera antes de las 17.00 del sábado hora local

Compartir

EFE.

Corea del Norte amenazó hoy con más acciones bélicas y dio un ultimátum a Corea del Sur tras el intercambio de artillería entre ambos países, mientras Seúl elevó la alerta al máximo y prometió responder con dureza en caso de nuevos ataques.

El líder norcoreano, Kim Jong-un, convocó una reunión de emergencia de la comisión militar central del Partido de los Trabajadores, en la que ordenó a sus tropas de primera línea fronteriza que se preparen para el combate, según informó la agencia KCNA.

Las órdenes de Kim, que declaró un "cuasi estado de guerra" con Corea del Sur, reflejan la elevada tensión que se ha generado entre las dos Coreas tras desatarse el jueves el incidente más grave desde el bombardeo norcoreano de la isla fronteriza de Yeonpyeong en 2010.

Ambas Coreas intercambiaron disparos de artillería, a los que han seguido fuertes amenazas que han despertado los temores a una escalada del conflicto.

Corea del Norte reiteró hoy su amenaza de llevar a cabo nuevas acciones militares si el Sur no retira los altavoces que emiten propaganda anti-norcoreana en la frontera antes de las 17.00 del sábado hora local (08.00 GMT).

"Los altavoces van a seguir funcionando, no vamos a ceder a las amenazas de Corea del Norte", sentenció un portavoz del Ministerio de Defensa de Seúl, en conversación telefónica con Efe.

Algunos expertos en Corea del Sur creen que, en todo caso, lo más probable es que no haya nuevos ataques norcoreanos en los próximos días.

Aunque Seúl no cumpla con su exigencia, para Pyongyang "no es un buen momento para atacar, ya que Corea del Sur y EE.UU. realizan en este momento maniobras conjuntas y pueden dar una buena respuesta a cualquier provocación", indicó a Efe el investigador Lee Dae-woo, del Instituto Sejong.

Además, agregó, "si Kim Jong-un busca un acuerdo después de la tensión, tendría más que perder de lo que ganaría en caso de realizar un segundo ataque".

Corea del Sur reanudó la semana pasada las emisiones de propaganda fronteriza por primera vez en más de once años, como represalia tras la explosión de minas -supuestamente norcoreanas- que el pasado día 4 hirieron gravemente a dos soldados en la frontera.

El Ejército de Corea del Sur ya adelantó hoy que responderá "con fuerza" a cualquier tipo de ataque norcoreano y advirtió a Corea del Norte de que "asumirá toda la responsabilidad" derivada de una nueva agresión al Sur, según declaró la fuente de Defensa de Seúl.

Los comandantes de las Fuerzas Armadas celebraron hoy una reunión de emergencia presidida por el ministro de Defensa Han Min-koo que, por su parte, instó a los militares a "reaccionar con firmeza" ante cualquier agresión de Corea del Norte.

Mientras, las fuerzas militares conjuntas de Corea del Sur y Estados Unidos elevaron al máximo su estado de vigilancia Watchcon.

En Washington el nuevo conflicto entre las dos Coreas ha sido recibido con preocupación.

"La seguridad de nuestro personal y sus familias es primordial y tomaremos medidas prudentes para asegurar su bienestar", declaró a Efe tras los hechos el comandante Bill Urban, uno de los portavoces del Pentágono, que reafirmó el fuerte compromiso que mantiene EE.UU. con la defensa de Corea del Sur.

Compartir

Más notas: