Maduro descarta que se pueda reabrir a corto plazo la frontera con Colombia

25 de agosto de 2015

En una conferencia de prensa con medios internacionales que se centró en los problemas con Colombia, Maduro descartó que «a corto plazo se puedan cumplir esas condiciones mínimas» para la reapertura fronteriza.

Compartir

EFE.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, recalcó este lunes que la frontera con Colombia seguirá cerrada hasta que no se cumplan unas condiciones mínimas, que incluyen la captura de los autores del ataque a militares venezolanos y el desmantelamiento de los "grupos paramilitares" en la zona.

En una conferencia de prensa con medios internacionales que se centró en los problemas con Colombia, Maduro descartó que "a corto plazo se puedan cumplir esas condiciones mínimas" para la reapertura fronteriza.

"La frontera va a seguir cerrada caballeros, hasta que no restablezcamos un mínimo de convivencia, de respeto a la legalidad y a la vida, y a la economía. Va a seguir cerrada, digan lo que digan en Bogotá, en Cúcuta, no me importa lo que digan de mí", afirmó.

El presidente aseguró que el ataque del pasado jueves a tres militares y un civil venezolanos "no ha sido casual, sino una orden para la que se pagaron cien millones de pesos colombianos" detrás de la cual están "los paramilitares dirigidos por (el ex presidente colombiano) Álvaro Uribe", contra quién espera que "haya justicia internacional".

"Detrás del pueblo noble que viene a trabajar vienen las bandas de contrabandistas, de paramilitares", dijo en lo que calificó como "una invasión paramilitar silenciosa" en el marco de un "plan especial decretado por Uribe para acabar con la revolución bolivariana".

Maduro destacó que desde la muerte de su antecesor en el cargo, Hugo Chávez, "ha empeorado la conspiración contra Venezuela" y afirmó que en un año han neutralizado productos relacionados con el contrabando y la acaparación de alimentos suficientes "para satisfacer por dos meses la demanda de Venezuela".

"Venezuela es víctima del paramilitarismo y el narcotráfico, del modelo capitalista de la derecha colombiana", insistió y se preguntó "cuánto daño le han hecho el narcotráfico y el paramilitarismo de Colombia a Sudamérica".

El presidente confió en que la reunión del próximo miércoles en Cartagena entre los cancilleres venezolano y colombiano junto a gobernadores de las zonas fronterizas afectadas "sea un paso positivo" para "construir una nueva frontera, productiva, sana, humana, respetuosa de la vida, de la ley y del derecho internacional".

"El objetivo de la reunión el miércoles es hacer una profunda y dramática exigencia porque, ya basta. Llevemos todas las pruebas de cómo entrenan a venezolanos allá para venir a asesinar a Robert Serra", señaló en referencia al diputado chavista asesinado en octubre de 2014 en su casa de Caracas.

Compartir

Más notas: