Croacia se convierte en la nueva ruta de los inmigrantes tras el bloqueo de Hungría

16 de septiembre de 2015

El cierre de la frontera entre Hungría y Serbia los ha obligado a tomar ese desvío de la «ruta de los Balcanes». El primer ministro croata afirmó: «Van a poder pasar por Croacia, nosotros los vamos a ayudar en ello».

Compartir

Viajar hacia Europa Occidental a través de Croacia no era atractivo hasta ahora para los refugiados debido a la longitud del camino y los controles fronterizos, pero el cierre de la frontera entre Hungría y Serbia los ha obligado a tomar ese desvío de la llamada "ruta de los Balcanes". 

Ante la llegada de los primeros inmigrantes a su territorio, el Gobierno de Croacia anunció hoy que permitirá el paso de los refugiados en su camino hasta Alemania. El primer ministro Zoran Milanovic dijo: "Van a poder pasar por Croacia, nosotros los vamos a ayudar en ello".

El mandatario socialdemócrata informó de que unos 150 refugiados entraron en Croacia durante la noche pasada. Criticó la política migratoria del Gobierno de Hungría, de carácter conservador y nacionalista, como "nociva y peligrosa". "Los muros que se elevan no sólo no detendrán a nadie sino que mandan un mensaje horroroso y peligroso", aseguró.

Desde la frontera con Macedonia, por donde entran los refugiados a Serbia, son unos 860 kilómetros hasta el punto fronterizo más cercano entre Croacia y Eslovenia, el siguiente país de la zona Schengen, de libre circulación comunitaria. 

En el medio, los refugiados deberán pasar primero un control fronterizo entre Croacia y Serbia, que se encuentra a unos 500 kilómetros de la frontera macedonia. Croacia entró en la Unión Europea (UE) en julio de 2013 y todavía no forma parte de la zona Schengen. 

Hasta ahora, los refugiados solo tenían que viajar del sur al norte de Serbia, unos 570 kilómetros sin control alguno, para llegar a Hungría, un país que sí forma parte de Schengen. Sin embargo, el cierre de la frontera húngara y la introducción de restrictivas leyes de inmigración en ese país han hecho imposible seguir por allí hacia Europa Occidental.

Pero los refugiados se enfrentan ahora a una complicada topografía en una zona que, a diferencia de la llana Hungría, es montañosa. Además, la mayor parte de la frontera entre Serbia y Croacia está formada por el río Danubio, con una estrecha franja de frontera terrestre, en el entorno de la ciudad serbia de Sid, adonde llegan ahora los autobuses con refugiados desde el sur de Serbia.

Detrás de esa zona fronteriza hay regiones rurales en Croacia que siguen minadas, 20 años después del fin de la guerra entre Croacia y la entonces Yugoslavia. Más adelante, la zona fronteriza entre Eslovenia y Croacia es montañosa y en el camino hacia Austria los Alpes crecen más todavía en altura. Desde Presevo, en el sur de Serbia, hasta la frontera austríaca son unos 900 kilómetros, y desde allí otros 300 hasta Alemania, el país que casi todos los refugiados quieren alcanzar. 

La policía de Tovarnik, en el este de Croacia, confirmó esta mañana la llegada de al menos 181 migrantes que venían de Serbia. Periodistas vieron a decenas de hombres, mujeres y niños, en su mayoría sirios y afganos, que venían de la ciudad serbia de Sid y cruzaron la frontera por este paso. "Hungría ha cerrado su fronteras, por eso hemos venido a Croacia, no tenemos elección", explicó uno de ellos, Waqar, un paquistaní de 26 años.

Los inmigrantes fueron interceptados por la policía croata después de haber cruzado la "frontera verde" (a través del campo) y fueron llevados a Tovarnik para ser registrados y recibir cuidados.

Inmigrantes desafían los controles y Hungría los detiene

Pequeños grupos de migrantes seguían cruzando a Hungría desde Serbia hoy, un día después de que el país selló su frontera y comenzó a arrestar a las personas que intentan burlar la valla con alambre de púas.

La policía húngara dijo que ha arrestado a un total de 519 personas que intentaron cruzar la frontera sin autorización desde el jueves, cuando entraron en vigencia las nuevas leyes que penalizan el cruce desde Serbia. Las autoridades iniciaron 46 juicios penales, y las primeras audiencias están previstas para las próximas horas.

En tanto, Holanda adapta cárceles vacías, centros de congresos y otros edificios públicos para alojar a los miles de refugiados que en las ultimas semanas han llegado a los Países Bajos en busca de asilo, informó hoy la prensa local. 

Las prisiones de las ciudades holandesas de Arnhem y Haarlem, conocidas por sus techos de bóveda, albergarán a cientos de solicitantes de asilo, al igual que el centro de exposiciones Jaarbeurs, localizado en la ciudad de Utrecht. 

La ciudad de Amsterdam ha acordado acoger a 1.500 refugiados, y aunque aun no ha hecho público el lugar donde los alojará se sopesan oficinas vacías y polideportivos, según el sitio de noticias Dutch News. 

Fuente: Agencias / clarin.com

Compartir

Más notas: