¿Mientras más sexo tengamos menos felices somos?

24 de septiembre de 2015

Un estudio de la Universidad Carnegie Mellon asegura que aunque es bueno para la salud, mucho sexo puede no hacernos más felices.

Compartir

Sería realmente sorprendente que se comprobara fehacientemente, como sugiere un nuevo estudio, que mientras más sexo tengamos menos felices seremos. Cientos de estudios anteriores, algunos de instituciones muy serias, han especulado exactamente lo contrario. Pero la ciencia es así, evoluciona, se reescribe, se refuta.

Así entonces, veamos de qué se trata el nuevo estudio realizado por la Universidad de Carnegie Mellon, en Pittsburgh, Estados Unidos, y publicado en mayo de este año en Journal of Economic Behavior & Organization.

Para el estudio, los investigadores reclutaron a 128 personas sanas entre las edades de 35 y 65 años que estaban en relaciones heterosexuales estables. Los participantes completaron una serie de encuestas sobre sus personalidades, emociones y libidos, al principio y al final del estudio, así como una encuesta diaria para ayudar a los investigadores a monitorear los cambios a lo largo del estudio que demandó 90 días.

Los investigadores dividieron a las parejas en dos grupos. A un grupo le pidieron que duplicara el número de veces que tenían relaciones sexuales a la semana, mientras el grupo otro grupo se les dejó tener tanto sexo como lo harían normalmente. Al final del estudio, los profesionales encontraron que las personas que aumentaron sus incursiones sexuales eran en realidad menos felices de lo que eran al comienzo del estudio.

“Los resultados fueron una sorpresa y una decepción”, aseguró el investigador principal del estudio, George Loewenstein, profesor de economía y psicología en la Universidad Carnegie Mellon. “Esperábamos que las personas que tenían más sexo lo disfrutaría más y serían más felices, y eso sería bueno para la relación. En cambio, lo que encontramos fue que el grupo que tenía más sexo disfrutó menos y reportaron niveles más bajos de felicidad”, agregó Loewenstein al sitio de noticias Live Science.

Sin embargo, “el hallazgo no significa necesariamente que más sexo hace a la gente infeliz, añadió el Profesor. “Esto podría deberse al hecho mismo de ordenarles a las personas que tengan más relaciones. Si hacés algo porque querés o porque te lo indican puede tener un impacto enorme en el disfrute", explicó Loewenstein.

Innumerables estudios muestran una relación entre el sexo y la felicidad. Por ejemplo, un análisis de 16.000 adultos estadounidenses encontró que las personas que tenían más relaciones sexuales tenían altos niveles de felicidad. Otro estudio encontró que las personas que tienen una vida sexual más activa también reportaron tener relaciones más felices.

Pero esos estudios son correlacionales, es decir, esos estudios determinan si dos variables están correlacionadas o no. Esto significa analizar si un aumento o disminución en una variable coincide con un aumento o disminución en la otra variable. “No está claro si el sexo provoca directamente la felicidad, o si lo hacen otros factores, como la salud o la personalidad, que también entran en juego”, declaró el profesor de economía.

“En este nuevo estudio intentamos determinar una conexión más directa entre la frecuencia sexual y la felicidad”, agregó Loewenstein.

Pero a pesar de los resultados de su estudio, Loewenstein aseguró que “aún así, el sexo es crucial para cualquier matrimonio saludable. Mucha gente califica el sexo como el número uno de la actividad más placentera. Es bueno para su salud y se queman calorías”, sentenció.

Fuente: clarin.com

Compartir

Más notas: