El ISIS sigue destruyendo y Palmira podría desaparecer en tres meses

5 de octubre de 2015

La última reliquia arqueológica que detonaron los yihadistas es un arco de casi 2.000 años de antigüedad. «Esto es una batalla cultural no política, necesitamos la ayuda de la comunidad internacional», exhortó el director general de Antigüedades y Museos de Siria.

Compartir

Insurgentes de Estado Islámico (ISIS) destruyeron un arco de casi 2.000 años de antigüedad en la ciudad histórica de Palmira, la última víctima de la campaña del grupo extremista para destruir lugares de importancia arqueológica en el territorio que controla en Irak y Siria. En este contexto, el director general de Antigüedades y Museos de Siria, Maamún Abdelkarim, alertó hoy que si el grupo continúa su destrucción, la ciudad podría desaparecer en tres o cuatro meses. 

"Esto es una batalla cultural no política, necesitamos la ayuda de la comunidad internacional", señaló Abdelkarim a la agencia Efe. 

Según Abdelkarim, al Arco del Triunfo lo volaron con artefactos explosivos y quedó destruido totalmente. 

El responsable sirio expresó su preocupación por el futuro del lugar porque el ISIS "ya no está destruyendo, movido por su ideología, piezas con un significado religioso, sino que está atacando construcciones civiles". 

Los yihadistas arrebataron a las fuerzas del Gobierno de Damasco el control de Palmira el 20 de mayo pasado. Desde entonces, ha estado dinamitando tesoros arqueológicos de la población como el templo de Baal o tres emblemáticas torres funerarias.

Fuente: EFE / clarin.com

Compartir

Más notas: