Muere a los 40 años Jonah Lomu, leyenda de los All Blacks

18 de noviembre de 2015

La enfermedad renal ya precipitó su adiós a la selección en 2002. Firmó 15 ensayos en los Mundiales de 1995 y 1999, un récord sólo igualado por Bryan Habana, que precisó siete partidos más.

Compartir

Jonah Lomu, leyenda del rugby de Nueva Zelanda, falleció este miércoles a los 40 años en su casa de Auckland, según confirmó John Mayhew, portavoz de la familia. El ala, que anotó 37 ensayos en sus 63 partidos con los All Blacks, arrastraba desde hace más de una década una grave enfermedad renal, que en 2002 ya le obligó a retirarse prematuramente de su selección.

Al parecer, Lomu había aterrizado la noche del martes procedente del Reino Unido y sólo unas horas después fue encontrado muerto en su casa. Durante el reciente Mundial de Rugby, disputado en Inglaterra y Gales, el ex jugador de los Auckland Blues colaboró en labores de imagen para una conocida marca de cerveza. En su Twitter había colgado desde Dubai un mensaje de apoyo a Francia, tras los atentados de París.

Trasplante y rechazoLos primeros síntomas de su extraña dolencia genética, denominada síndrome nefrótico, se manifestaron en 2004, cuando debió someterse a un trasplante de riñón. Sin embargo, siete años después su cuerpo rechazó el órgano y los problemas se volvieron acuciantes. Desde entonces, la vida de Lomu dependía de una máquina de diálisis. Durante seis horas al día, tres veces por semana, debía someterse a ese tratamiento.

La enfermedad frustró de forma prematura la carrera del gran icono del rugby, un jugador que convirtió la potencia desatada en belleza imperecedera. Con tan sólo 19 años, a las órdenes de Laurie Mains, debutó con los All Blacks en un amistoso ante Francia (8-22). El seleccionador neozelandés resultó clave en su evolución desde la posición de delantero, más propia hasta entonces para jugadores de su estatura (1,95 m.) y peso (119 kilos), hacia la de ala, donde pudo desarrollar todas las condiciones de su privilegiado físico.

Su gran explosión llegó durante el Mundial de 1995, donde sumó siete ensayos, cuatro de ellos en la semifinal ante Inglaterra (45-29). Sin embargo, Lomu nunca pudo conquistar la corona, ni en aquella final ante Sudáfrica en Ellis Park (15-12) ni cuatro años más tarde en Gales, donde los All Blacks cayeron ante Francia en semifinales (43-31).

La brutal producción anotadora de Lomu en esas dos Copas del Mundo se tradujo en 15 ensayos, un récord hasta ahora sólo al alcance de Bryan Habana. No obstante, el ala sudafricano precisó de siete partidos partidos más (18 frente a 11) para igualar el registro.

La vida personal de Lomu, el gran referente del rugby neozelandés hasta la irrupción de otros ídolos como Richie McCaw o Julian Savea, también fue muy compleja. Tras dos divorcios, en 2011 contrajo matrimonio en Wellington con Nadene Quirk. "Ella es mi mánager, mi esposa, mi mejor amiga y mi jefa", comentó recientemente. La pareja tuvo dos hijos: Brayley, de seis años, y Dhyreille, de cinco.

Reacciones

"Es algo completamente inesperado", relató Mayhew, antiguo doctor de los All Blacks y uno de los íntimos de Lomu, estrella planetaria del deporte de finales de los 90. "Estamos profundamente tristes por esta repentina muerte", añadió John Key, primer ministro neozelandés, en su cuenta de Twitter.

Su esposa publicó una foto de familia en Facebook anunciando "con gran tristeza" la muerte de su esposo y pidiendo respeto por la intimidad de sus dos hijos.

La leyenda australiana del rugby, George Gregan, calificó a Lomu como un "gigante gentil" y "una superestrella internacional que puso el rugby en el mapa". Gregan agregó que también era "un verdadero personaje, más grande que la vida y todo el mundo quería estar cerca de él", según sus declaraciones a Newstalk ZB.

Fuente. elmundo.es

Compartir

Más notas: