Papas fritas y tostadas podrían aumentar el riesgo de padecer cáncer

20 de noviembre de 2015

La Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido publicó un informe sobre los riesgos causados por los altos niveles de una sustancia química que podría provocar cáncer.

Compartir

Los científicos no paran de descubrir nuevas causantes del cáncer.

Hace pocas semanas la propia Organización Mundial de la Salud señaló que los embutidos y las carnes rojas pueden causar esta enfermedad, pero en esta oportunidad la Agencia de Normas Alimentarias del Reino Unido incluyó nuevos alimentos.

Se trata de las papas fritas y las tostadas, las que al estar muy quemadas podrían contener una peligrosa toxina cancerígena.

La agencia británica escribe sobre los riesgos causados por los altos niveles de acrilamida, sustancia química que podría resultar un agente cancerígeno y que se forma en algunos alimentos durante los procesos de cocción.

Esta polémica sustancia no se hallaría en los alimentos crudos, ya que se forman durante los procesos de cocción extensos y a altas temperaturas (sobre los 120°).

Según el estudio, la parte quemada de las papas fritas y el pan tostado oscuro, contienen acrilamida. Mientras más oscura y crujiente sea la textura de la fritura, mayor será el nivel de esta toxina.

El pan tostado con tono más oscuro tiene 19 veces más riesgo de contener la sustancia en comparación al pan que fue levemente tostado.

Para evitar que esto se produzca, se recomienda que las papas sean fritas hasta que logren un color dorado claro y el pan debe ser tostado hasta que alcance el color más ligero posible.

Fuente: latercera.com

Compartir

Más notas: