Ducha vaginal aumental el riesgo de cáncer de ovarios

4 de agosto de 2016

Pese a que existe bastante evidencia de que las duchas vaginales son innecesarias aún existen muchas mujeres que optan por este procedimiento como parte de su rutina.

Compartir

Y es que mientras algunas féminas señalan que las duchas vaginales las hacen sentir limpias, creyendo que eso trae beneficios para su salud, el Departamento de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, ha señalado en más de una ocasión lo peligrosa que es esta práctica por todas las razones anteriormente mencionadas y mucho más.

Pero eso no es todo, pues actualmente un reciente estudio publicado en la revista especializada Epidemiology, reveló otra razón para renunciar a este hábito por tu propio bien (o para que le adviertas a tus amigas que sí lo hacen, que se detengan).

 Cuando un grupo de investigadores examinaron las tasas de cáncer de ovarios en más de 41 mil mujeres que participaron en el programa The Sister Study, iniciativa orientada a investigarr cómo los genes y el ambiente influye en el cáncer de mamas, analizando a miles de hermanas de mujeres que han sufrido cáncer, en una media de siete años, descubrieron que las mujeres que practicaban duchas vaginales hasta 12 meses antes de inscribirse en este programa, fueron dos veces más propensas a desarrollar cáncer de ovarios, independiente si llevan o no genes relacionados al cáncer.

 Si bien esto no prueba que la ducha vaginal sea un boleto directo al cáncer, sí implica que esta práctica puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer, innecesariamente.

 “Hay una serie de razones de salud por las que no deberían existir las duchas vaginales, y no existe ninguna razón para sí hacerlo“, señala en el estudio su autora Clarice Weinberg.

 Esta investigación podría tomarse simplemente como otro recordatorio para que tengas claro que no porque estos aparatos estén dispuestos en un estante de la farmacia, quiere decir que sea seguro o inteligente usarlos. Es solo un producto.

Compartir

Más notas: