Droga inhibiría las ganas de tomar alcohol

25 de septiembre de 2017

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud determinó que, en 2010, la cantidad de alcohol puro que se ingería en promedio en el planeta era de unos 13,5 gramos al día.

Compartir

De acuerdo al sitio web de la Biblioteca Nacional de Estados Unidos, el alcoholismo se manifiesta con “ansia: una fuerte necesidad de beber; pérdida de control: incapacidad para dejar de beber una vez que se comenzó”.

Además, existe “dependencia física: síntomas de abstinencia, tales como nauseas, sudoración o temblores; y la necesidad de beber cantidades de alcohol cada vez mayores para poder sentir el mismo efecto”.

Posible solución

Son muchos quienes, tras un día cansador, sienten el impulso de beber alcohol. Aunque ésto podría controlarse mediante un fármaco que también sirve para quienes consumen otro tipo de drogas, consideradas “duras”.

Se trata de la Naltrexona, una droga que ya se utiliza en Estados Unidos para apoyar a quienes consumían estupefacientes ilegales.

Investigadores de la Universidad de Adelaida, de Australia, probaron esta droga unida a TLR4, un receptor cerebral previamente ligado al consumo excesivo de alcohol, en ratones.

Según consigno el portal británico Daily Mail, los resultados evidenciaron que tras consumirla se detiene la sensación de placer tras beber.

Los expertos, además, se encontraron con una nueva realidad: bloquea el TLR4 y disminuyen las motivaciones para beber de los ratones que no dependían del alcohol.

“Hoy más que nunca hay una necesidad de entender los mecanismos biológicos que impulsan nuestra necesidad de beber alcohol”, dijo Jon Jacobsen, científico a cargo del estudio.

Por otro lado, explicó que el reloj interno del cuerpo también afecta la necesidad de beber alcohol. Esta necesidad se presentaría fuertemente durante las noches, momento en que el cerebro produce más endorfinas al consumir este tipo de droga.

Compartir

Más notas: