Relato de terror de una joven que quiso aumentar sus glúteos

16 de noviembre de 2014

Una joven de 24 años de Ciudad del Este exige que el Ministerio Público impute a una mujer que le había inyectado en julio pasado una sustancia desconocida en los glúteos y que le dejó con secuelas irreversibles.

Compartir

La denunciante, Patricia Aguilar, comentó que desde que se inyectó la sustancia que era para rellenar las nalgas ya pasó por 6 drenajes para tratar de sacar la pus que le producen las infecciones en esa parte del cuerpo y que ya gastó más de Gs.100 millones por los tratamientos. Según la joven le inyectaron polimetilmetacrilato (PMMA).

El caso está a cargo de la fiscala Natalia Montanía. La denuncia presentada en agosto dice que una señora identificada como Basilia Concepción González fue la responsable de inyectarle las sustancias en un local ubicado en el Área 4, donde, según la denuncia, funcionaba una especie de spa dentro de una boutique denominada Encanto.

"El 15 de julio me fui a la boutique con la intención de retocarme la nalga en la parte que me quedó como una especie de hoyuelo porque entrenaba mucho en el gimnasio. Yo quería colocarme silicona en principio, pero mi entrenadora me dijo que me ponga colágeno, me comentó que ella también tenía. La señora Mamacha, como la conocen, me dijo que me haría por Gs. millones, me gustó la idea porque no necesitaba operarme y solo me iba a inyectar. Ella me examinó y me dijo que debía hacerme algunos estudios que le presenté después. Ella me aseguró que me aplicaría ácido hialurónico", comentó Patricia.

Inyección

Según la afectada, la hoy denunciada Basilia le aplicó la sustancia el 18 de julio y le había dicho que el cuerpo absorbe el ácido hialurónico en un año y que debía volver a retocarse. Además, indicó que debió cumplir con algunos cuidados y tomar medicamentos, pero igual tuvo dolores y fiebre.

En su relato, dijo que la denunciada le dijo que se mande hacer sesiones de ultrasonido y que efectivamente se realizó 10 sesiones que con esto logró aminorar los dolores del cuerpo. La joven dijo que como no logró eliminar los dolores con el tratamiento, la mujer le pidió que se inyectara penicilina y que al cabo de unos días comenzó a salirle pus por los glúteos.

"Me asusté mucho más y le llamé de nuevo, le pregunté si era normal y ella me respondió por suerte ya salió esa pus, ahora sí se va a curar ya. Ella me aseguró que la pus era normal y que estaba bajo el cuadro y que no me preocupe que si se iba a curar mi herida, yo le dije que no me sentía bien y que me dolía mucho la cabeza y que iba ir al médico. Efectivamente me fui junto a una infectóloga que me dijo que debía drenarme", relató.

Hasta ahora, Patricia debió drenarse en seis ocasiones.

Por su parte, el abogado de la afectada, Miguel Prieto, insiste en la imputación de la mujer, ya que alega que está en peligro la vida de su defendida. Comentó que hace más de 4 meses presentaron la denuncia y hasta ahora no hay ningún imputado en el caso.

FUENTE: ÚH 

Compartir

Más notas: