Hoy la Iglesia Católica celebra el día Santo Domingo Savio

6 de mayo de 2019

Patrono de los niños y las embarazadas. Domingo Savio le había dedicado su vida desde muy joven a Dios y junto a San Juan Bosco pudo alcanzar lo que tanto deseaba, servir.

Compartir

A los 14 años falleció, San Juan Bosco lo recordaba siempre, con lagrimas en los ojos, con algo que una vez lo oyó decir: "Sí, Dios mío, os lo he dicho y os lo vuelvo a repetir: os amo y quiero seguir amándoos hasta la muerte. Si veis que he de ofendemos, mandadme la muerte; sí, antes morir que pecar"

Desde muy joven quiso ser sacerdote y además conocer a San Juan Bosco. Este segundo deseo se cumplió y fue al oratorio San Francisco de Sales en Turín, para iniciar su vida de servicio. Un tiempo después pidió a San Juan Bosco para ir a ver a su madre que se encontraba mal. Este le preguntó cómo sabía sobre el estado de salud de su madre, a lo que Domingo solo contestó que lo sabía y que debía ir a su casa porque la virgen deseaba sanarla.

La mamá de Domingo estaba embarazada, pero sufriendo con fuertes dolores. Cuando el muchacho llegó a verla, la abrazó fuertemente, la besó y luego obedeció a su madre, quien le había pedido que fuera con unos vecinos.

Cuando llegó el doctor vio que la señora estaba repuesta de salud y mientras los vecinos la atendían, le vieron al cuello una cinta verde que estaba unida a una seda doblada y cosida como un escapulario. La sorprendente visita de Domingo a su madre se dio el 12 de septiembre de 1856, fecha del nacimiento de su hermana Catalina.

 

 

 

Compartir

Más notas: