Engordar también puede ser consecuencia de la contaminación

6 de mayo de 2019

Estudios demuestran que el exceso de peso podría deberse al aire que respiramos.

Compartir

 

Quizás les parezca un chiste, pero no, en la Universidad de  Stirling, de Escocia, científicos descubren que existen componentes químicos en el aire que podrían causar el exceso de peso en una persona.

Todas esas horas haciendo esfuerzos para disminuir el peso podrían ser boicoteados por la contaminación de nuestro aire, porque si, los expertos aseguran que las partículas químicas en el aire tienen una angosta relación con el hecho de bajar de peso.

Uno de los principales contaminantes que alteran nuestro metabolismo sería el obesógeno Se llama obesógenos a agentes químicos que se cree responsables de promover la obesidad, tanto en humanos como en animales. El término obesógeno se acuñó alrededor de 2006 ante el conocimiento de que la exposición durante el desarrollo temprano a sustancias químicas específicas interrumpe procesos metabólicos normales y aumenta la susceptibilidad al incremento del peso a lo largo de la vida.

Entre los productos químicos más conocidos que pueden ser obesógenos están:

·         Humo de cigarro.

·         Contaminación del aire.

·         El tributilestaño.

·         Retardantes de llama.

·         Ftalatos, una amplia clase de productos químicos que se añaden a muchos productos de consumo para hacerlos más suaves.

·         El bisfenol A.

·         Algunos pesticidas.

·         Bifenilos policlorados (PCB), productos químicos industriales que se utilizaron ampliamente en el pasado en productos como pinturas, cementos, balastos de luz fluorescente, selladores y adhesivos.

 

Compartir

Más notas: