Mayo 30, 2019

Mujer denuncia haber sido golpeada, estrangulada y hasta dada por muerta en un lujoso hotel

Se trata de una mujer de 51 años que relató haber sufrido los momentos más macabros de su vida. Los agresores solo se fueron porque pensaron que lograron matarla.

Tammy Lawrence-Daley, de 51 años, una turista de 51 años residente en Delaware, acaba de revelar el calvario que vivió en su visita a República Dominicana donde desconocidos la asaltaron golpeándola salvajemente y luego la abandonaron cuando la dieron por muerta.

La madre de dos hijos compartió impactantes fotos para relatar el incidente ocurrido hace un par de meses y que asegura le ha dejado profundas secuelas emocionales.

“Tuve que tomarme un tiempo para poder compartirlo”, explicó Lawrence-Daley, quien este miércoles publicó en Facebook un recuento de lo sucedido. “Estoy en un punto en que me siento con la fuerza suficiente para hacer pública esta información  porque las mujeres deben entender que no pueden andar por cualquier parte solas”.

El drama de la mujer comenzó cuando en enero pasado viajó con su marido y una pareja de amigos a la nación caribeña para pasar unas vacaciones en el hotel todo incluído Majestic Elegance Resort, de Punta Cana. En su segundo día de vacaciones y después de pasar un día de playa los cuatro amigos acudieron a una obra de teatro y luego se fueron a cenar.

La mujer explicó que hacia las 10:30 p.m., hora local, comenzó a sentir hambre, así que bajó a un salón del hotel a comprar algo de comer. Repentinamente, y cuando iba de vuelta  a su habitación, la mujer fue asaltada por la espalda. “Ahí es cuando lo escuché. Pasos pesados…uno, dos, tres, cuatro y luego se apresuraron y antes de poder reaccionar me atajaron por detrás y quedé inmovilizada de inmediato. Sus brazos me rodearon y él comenzó a arrastrarme hacia un cuarto de mantenimiento que tenía llave”. El lugar estaba a oscuras y había agua en el suelo.

La mujer explicó que luego de ser arrastrada por unas escaleras de concreto la dejaron en aquel “hueco” por cerca de 8 horas. “Lo llamo un hueco porque así se sentía estar ahí”, aseguró Lawrence-Daley a People. “No podía ir a ningún lado. No podía ponerme de pie y no podía encontrar la salida…no tenía ni idea de dónde estaba. Todo lo que supe es que básicamente me habían enterrado ahí en vida”.

Compartir en Whatsapp
ESTO PASÓ POR TELEFUTURO