Discoteca combate la contaminación acústica.

28 de agosto de 2019

Aunque parezca una sala común al ingresar, esta discoteca ubicada en Valencia, España, tiene en su interior una nueva forma de combatir la contaminación acústica, arriesgándose a que el “rey” de la pista de baile sea el silencio.   Frente al típico lugar convencional con música a todo volúmen, el dueño de esta discoteca tuvo la […]

Compartir

Aunque parezca una sala común al ingresar, esta discoteca ubicada en Valencia, España, tiene en su interior una nueva forma de combatir la contaminación acústica, arriesgándose a que el “rey” de la pista de baile sea el silencio.

 

Frente al típico lugar convencional con música a todo volúmen, el dueño de esta discoteca tuvo la idea de crear una “Silent Room” (Sala Silenciosa), un espacio donde el sonido se transmite a través de unos auriculares inalámbricos diferenciados por tres colores: rojo, verde y azul.

 

Cada color representa un estilo musical distinto que cambia cada semana, permitiendo al cliente elegir de forma manual a cuál quiere conectarse, los temas musicales son elegidos por tres DJ, cada uno en una cabina, donde están iluminados por el color que representa cada repertorio musical de la noche.  

 

Una de las mayores ventajas de la “Silent Room” es poder regular el volumen o incluso desconectar para hablar con el que está al lado con toda normalidad, algo imposible en una discoteca tradicional.

 

Fuentes: europafm.com, historiasdemiciudad.com

Compartir

Más notas: