Diciembre 30, 2019

Unos amigos pidieron a sus vecinos pasear a su perro, recibieron la mejor respuesta

Cuatro amigos se mudaron a una nueva ciudad y se encontraron con la triste noticia de que en su departamento no permitían tener mascotas. Ya que cada uno creció con un perro como compañero en sus respectivos hogares, se sintieron muy decepcionados.

Hasta que llegó el perro de su vecino a cambiar esta situación, como no tienen permitido tenerlo en su edificio, decidieron escribir una carta a sus vecinos con la siguiente petición: "Querido vecino: Somos cuatro ingenieros que nos mudamos a esta zona hace tres o cuatro meses. En nuestra casa vivimos un inglés, dos escoceses y un galés. Somos diversos. El otro día volvimos a casa del trabajo y nos encontramos a un amigo de cuatro patas mirándonos por la ventana. Él o ella parecía muy buen/a chico/a. Si alguna vez necesita que alguien lo pasee, con gusto lo haremos. Si alguna vez se aburre (sabemos que no, pero podemos soñar), estaríamos felices de cuidarlo. Si alguna vez quiere venir a casa y traer al perro para alegrarnos el día, es más que bienvenido. Si quiere pasear frente a las ventanas de nuestro balcón para que podamos verlo, por favor, hágalo. Esperamos que esto no sea pedir demasiado, pero nuestro casero no nos permite tener mascotas y todos hemos crecido con animales. La vida adulta es más difícil sin uno. Estamos deseando que nos responda. O no. Sinceramente, los chicos del apartamento número 23", concluyeron.

 

 

 

La respuesta que recibieron los muchachos fue lo mejor, ya que fue nada más y nada menos Stevie, el perro del vecino, quien firmó con su propia huella la conmovedora carta. 

"Tengo 2 años y 4 meses. Originalmente vengo de Chipre, pero Chris y Sarah (sus dueños) me rescataron de la jaula de un hotel de perros. Tienen razón, soy muy buena chica, ¿cómo lo supieron? Soy muy amigable. Me encanta conocer gente nueva y sería genial poder ser amigos. Debo advertirles que el precio de mi amistad es lanzarme la pelota cinco veces al día y rascarme la barriga cada vez que lo exija. Entendemos lo difícil que es encontrar un piso de alquiler donde admitan mascotas, y la vida no es plena sin un perro, ¿verdad? Me encantaría quedar con ustedes cuando gusten. Envíen un whatsapp a mi sirviente Chris y podemos concretar una cita. ¡Estoy deseando lamerlos! Stevie Ticks." respondía Sarah en nombre de su perro.

La cita no tardó en concretarse, días después Jack compartió una foto del gran encuentro con el perrito.

 

 

Compartir en Whatsapp
ESTO PASÓ POR TELEFUTURO