Abuelo solidario se vuelve viral en las redes sociales

27 de noviembre de 2014

En las redes sociales tomó relevancia el caso de un ciudadano que se sumó a la campaña de la Fundación Saraki denominada #ObrasQueNoExisten. Se trata de Máximo Gómez quien, más allá de la edad que tiene, construyó una rampa en la vereda de su casa levantando así su voz a favor de las personas con discapacidad.

Compartir

Don Máximo tiene 86 años, está viudo desde hace dos años y tiene dos hijas, una es doctora y otra arquitecta. Máximo accedió a hablar con Telefuturo y nos dijo: “Me sorprendió la repercusión que tuvo todo esto. Es bueno hacer pequeñas cosas para generar conciencia en la ciudadanía”, declaró.

“Hoy temprano salí a barrer la vereda de casa y vi cuando una mamá llevaba a su hijo con discapacidad  al colegio, y fue ahí que se me prendió la lámpara ya que al pasar por acá es muy peligroso y veo que pasa mucha gente”, agregó Máximo, que tiene su casa ubicada en el barrio Jara de Asunción.

Don Máximo explicó que hoy compró todos los materiales y empezó a romper la vereda. Tiene el objetivo de terminar el trabajo mañana ya con la estructura completa.

“Las rampas que yo voy a hacer son seguras, compré los materiales adecuados para que nadie se resbale y no sea un peligro en vez de una ayuda”, afirmó.

Sobre los costos de este noble gesto desinteresado que está ofreciendo dijo que “en total no gasté más de 100 mil guaraníes. Es una obra bastante accesible”. De paso aprovechó para llamar la atención a las autoridades: “Si no se hace es por negligencia de los políticos. Solo hace falta sentido común para hacerlas. No hay que esperar para hacer estas cosas, simplemente hay que hacerlas”.

Máximo no solo está haciendo esta rampa en la vereda de su casa sino también se ofreció a ayudar a sus vecinos: “La gente se acercaba a preguntarme mientras estaba rompiendo la vereda qué es lo que estaba haciendo, entonces les contaba mi idea. Inclusive me ofrecí para ayudarles a mis vecinos a hacer lo mismo, yo no tengo problema de poner mano de obra, de ir a comprar los materiales”, dijo.

“Si vemos la dificultad  en todo momento y nos sentamos a esperar que sean los políticos los que hagan las cosas, entonces vamos a esperar toda la vida”, declaró Don Máximo.

“Yo creo que todos juntos hacemos mucho” concluyó.
 

#ObrasQueNoExisten es una campaña impulsada por la Fundación Saraki y una de las varias acciones consiste en la pegatina de unos adhesivos en las calles con la frase “una rampa que no existe” haciendo alusión a las rampas que nunca se construyeron para personas con discapacidad.

Compartir

Más notas: