Justicia argentina investiga si fue un suicidio inducido

20 de enero de 2015

El fiscal Alberto Nisman fue hallado en el baño de su departamento con un balazo en la cabeza, se disparó con un arma calibre 22 prestada. El peritaje determinó suicidio, aunque quedó abierta la posibilidad de que el hecho pudo haber sido instigado.

Compartir

Tras la autopsia del cuerpo de Alberto Nisman, la fiscalía confirmó mediante un comunicado que el decano de la morgue judicial comunicó que "no hubo intervención de terceras personas". El peritaje sobre el cuerpo del fiscal del caso AMIA determinó suicidio, aunque la fiscal Viviana Fein dejó abierta la posibilidad de que esa decisión de Nisman pudiese haber sido "instigada", señala la publicación de lanacion.com.ar.

"Se va a investigar si hubo algún tipo de inducción o instigación a través de amenazas, ya sea a través de llamadas o mensajes de texto. Se ha secuestrado muchísimo material", dijo la fiscal.

La observación del médico legal en el lugar del hecho estableció un posible horario de muerte entre las 14.00 y las 15.00 del domingo. Eso fue confirmado por la fiscal Fein. También aseguró que tomó declaración a un colaborador de Nisman, quien aseguró haber llevado el sábado la pistola Bersa calibre 22 al departamento del piso 13 del complejo Torres Le Parc, en Puerto Madero.

Según ese testimonio, Nisman pidió un arma prestada para protegerse. Fue esa la pistola encontrada al lado de su cuerpo, en el baño del departamento.

Nisman tenía registradas dos armas: un revólver 38 y una pistola 22. Esa certeza que tenían las fuerzas de seguridad que intervinieron en el caso llevó a pensar que se trababa de un arma del propio Nisman. Con la declaración del ayudante en la fiscalía especial AMIA, Fein busca ahora saber qué llevó a Nisman a solicitar esa arma.

El fiscal solo recibió un impacto, cerca de la oreja derecha, que provocó una importante pérdida de masa encefálica. Su cuerpo fue encontrado varias horas después, pese a contar con agentes policiales de custodia.

Eran 10 los hombres de la Policía Federal asignados a la custodia del fiscal. Rotaban cinco agentes en turnos de 24 horas. Pero esa protección no era permanente, los policías no quedaban con puestos fijos en las cercanías de la vivienda, sino que acompañaban los movimientos del fiscal.

Los custodios del domingo llegaron al mediodía al edificio de Azucena Villaflor 450. Fuentes oficiales aseguraron que estos llamaron varias veces al fiscal, sin obtener respuesta.

En un lapso que no puede aún establecerse, esos agentes se comunicaron con la secretaria de Nisman para conocer si este tenía alguna reunión de la que no fueron avisados. La colaboradora del fiscal buscó tomar contacto con él, pero no obtuvo respuesta. La secretaria empezó a llamar a familiares del fiscal.

En ese tiempo, la familia habría intentado comunicarse por diferentes medios. Pasadas las 19.30, la madre de Nisman llegó al lugar, con la llave de la puerta de servicio.

El departamento tiene dos entradas. La principal tiene un acceso restringido a quienes conocen el código numérico que habilita el ascensor. Después se conocería que esa puerta estaba cerrada, sin traba. La puerta de servicio, en cambio, quedó bloqueada con la llave colocada en el lado interior.

Con la madre presente, la custodia convocó a un cerrajero para forzar esa puerta. En esa situación coincidieron fuentes judiciales y policiales. Liberado el paso, ingresaron la madre de Nisman y un custodio. El cuerpo del fiscal obstruía la puerta del baño.

La fiscal Fein aseguró que fue informada de la situación a las 00.10 del lunes y que llegó al departamento unos 50 minutos después, junto con el juez Manuel de Campos (que reemplaza a la jueza Fabiana Palmaghini, que tomará el caso en las próximas horas).

Por entonces, ya trabajaba en el lugar personal del cuerpo científico de la Policía Federal. La fiscal ordenó también contar con peritos de la Prefectura. Varias fuerzas trabajan en el caso, ya que la prueba para determinar si en las manos de Nisman quedaron rastros del disparo fue encargada a la policía bonaerense.

En el departamento fueron secuestrados celulares y computadoras para conocer las últimas comunicaciones de Nisman. Fein informó que no se encontró mensaje alguno de despedida o explicación. El cuerpo del fiscal no tenía signos de violencia más allá del disparo mortal.

La vivienda estaba en orden, dijeron los investigadores. Incluso, sobre una mesa estaba la documentación que iba a presentar ayer en el Congreso.

También se analizan las cámaras de seguridad y el registro virtual de visitas. Fein tomará este martes declaración a los custodios de Nisman para que puedan detallar cuáles fueron los movimientos de la guardia ese día.

Fuente: UH

Compartir

Más notas: