Roger Federer quedó eliminado en el Abierto de Australia

23 de enero de 2015

Por primera vez desde 2001, el suizo cede en tercera ronda de Melbourne: 6-4, 7-6, 4-6 y 7-6 para Seppi

Compartir

Roger Federer ya no juega en el Abierto de Australia. El campeón de 17 grandes, que llevaba once semifinales seguidas en Melbourne, cedió 6-4, 7-6, 4-6 y 7-6 ante el italiano Andreas Seppi en tercera ronda del primer Grand Slam del año. Desde 2001 no había perdido tan pronto en Melbourne y desde 2004 no había cedido antes de semifinales en uno de los templos del tenis. Una decepción mayúscula para el suizo, que penó por sus problemas al servicio (nueve dobles faltas, una decisiva en el tie-break del cuarto set), sufrió en un puñado de tensísimos peloteos en el sprint que decidía el duelo, y se inclinó tras un increíble drive de su contrario en el punto de partido.

“Simplemente intenté disfrutar de la oportunidad de jugar en la pista central, algo que no me ocurre muy frecuentemente”, dijo Seppi, que se había inclinado ante Federer en los diez partidos anteriores, donde solo ganó un set. “Me centré en mis saques y apenas tuve oportunidades sobre el suyo”, añadió, aún sobre la pista, como explicación a que ganara imponiéndose en dos desempates. “Uno de los mejores partidos de mi vida, con el estadio lleno”, cerró el vencedor, que se desempeñó con la justa mezcla de paciencia y agresividad contenida desde la línea de fondo.

Camino de los 34 años, el suizo había llegado a Australia como número dos del mundo y tras completar su magnífico palmarés conquistando ante Francia y con Suiza la Copa Davis. A los 30, hacía mucho que Seppi no dejaba señales de lo que había llegado a apuntar. Bajo la mezcla de sol y sombra que marcaba la pista de Melbourne, sin embargo, el italiano supo imponer sus piernas y sus tiros de fondo sobre las cargas del suizo, que se lanzó contra la red para verse superado. Como muestra el punto de partido: Federer como el séptimo de caballería, intentando hurgar en las dudas de su contrario, y Seppi lanzando una derecha desesperada y estratosférica para celebrar la victoria.

Estirado increíblemente para pegar ese tiro, el número 46 cantó bingo y frustró al favorito, que ya había cedido el primer set en la segunda ronda, en la que se quejó de dolores en el dedo meñique, y que tenía opciones matemáticas de salir de Melbourne como el número uno del mundo. No en 2015. No esta vez. Federer, que se adelantó dos veces con minibreak en el tie-break definitivo y que por ranking debía ser el rival de Rafael Nadal en semifinales, ya no juega en Melbourne.

Fuente: deportes.elpais.com

Compartir

Más notas: