"Fulano" es el nombre más usado del mundo para referirse a alguien sin identificar

16 de febrero de 2015

“Fulano”, del árabe fulan (فلان) y “fulana”, su equivalente femenino (fulanah فلانة) y todas sus variantes (fulanito, fulanita de tal…) son los términos más usados en el mundo para referirse a una persona anónima o a cualquiera cuyo nombre no se recuerde.

Compartir

La palabra "fulano" llegó desde el árabe al español, como muchas otras, y de ahí se extendió a toda Hispanoamérica. Pero ahí no termina su extensión, pues el árabe también la prestó al suahili, por lo que también se utiliza en gran parte de África oriental para referirse a esa persona de la tribu vecina que anda pisando los sembrados como “fulani”.

En Indonesia se usa el término “fulan”, mientras que en Pakistán se usa “falana” y “falani”.

Pero en España Fulano sólo es el primero de una serie que completan “Mengano, Zutano y Perengano”, y que deben utilizarse siempre en ese orden, aunque a veces lo variemos, si se da el caso, para evitar el femenino fulana, de desagradables evocaciones sexuales en español. Pero, ¿de dónde vienen estos otros apelativos en español?

“Mengano” también proviene del árabe, de la palabra man kan (من كان), que significa “quien sea”. Sin embargo, falsas etimologías lo relacionan con el nombre “Domingo” por su parecido fónico, o incluso con “mengue”, el diablo, asociación a todas luces absurda, pues no se trata de una palabra despreciativa.

“Zutano” tiene un origen algo oscuro y difícil de precisar. El DRAE asume que proviene de citano, que a su vez viene del latín scitanus, derivación de scitus que significa “sabido”, por lo que se empleaba para sustituir el nombre de una persona ya conocida.

Sobre “Perengano” el DRAE se limita a decir que es un posible cruce entre “Pérez”, un apellido muy común en español, y “Mengano”. Sin embargo parece más factible que se trate de un cruce entre “Perencejo” y “Mengano”. “Perencejo” es una pronunciación relajada del nombre “Pero Vencejo”, que se utilizaba para referirse a los campesinos en general.

Además, en español completamos esta lista con otro nombre aparte, el muy conocido “Perico el de los Palotes”, que no se sabe a ciencia cierta de dónde proviene, pues hay historias para todos los gustos, desde diferentes personas reales que habrían sido apodadas así, hasta referencias al chico que precedía a los pregoneros tocando el tambor con dos palotes.

FUENTE: spanish.china

Compartir

Más notas: