Crean un despertador "sin ruido" que te saca de la cama con olor a café y medialunas

3 de junio de 2015

Funciona con cápsulas que emiten el aroma elegido a la hora indicada. También hay de durazno, mar y hasta con olor a dinero.

Compartir

Si hay un sonido poco amistoso es el del despertador. Su chirrido tan prepotente como insistente marca el fin del descanso y el inicio de las obligaciones. Pero el día puede empezar de otra manera. Eso es lo que se propuso un joven estudiante de ingeniería que creó un despertador con aromas, que permite comenzar el día seducido por el olor del café, del chocolate, las medialunas, el océano o hasta del dinero. 

“Creemos que todo el mundo debe despertar feliz, relajado y tranquilo, preparado para las aventuras venideras. La felicidad está en las pequeñas cosas, como una gran mañana, un olor que nos gusta, los recuerdos que nos trae, la sonrisa que nos evoca. Juntos vamos a asegurarnos de que esto suceda todos los días”, propone el equipo dirigido por Guillaume Rolland, un francés de tan sólo 18 años, creador del SensorWake, que el año pasado fue distinguido como uno de los 15 mejores inventos en la Feria de Ciencias de Google.

El cuerpo humano tiene en cuenta tres variables durante el sueño para despertarse: la luz, el sonido y el olfato. Por lo que si de forma gradual se reproduce un determinado aroma, es posible despertar a una persona del mismo modo que lo haría la alarma de un despertador o una persiana levantada.

Programar el SensorWake, afirma su creador, es tan sencillo como prepararse en café espresso. El despertador contiene una ranura en la que se inserta la cápsula del aroma elegido. A la hora señalada, el dispositivo empieza a emanar el olor, que despierta al durmiente en menos de dos minutos, según las pruebas realizadas en 100 personas. En caso de que en ese lapso no se haya logrado el objetivo (casos de nariz tapada u otros factores) entonces sí el aparato emite una alarma sonora.

Café, medialunas, chocolate, durazno, panceta, jugo de naranja y hasta olor a dinero son las variantes de aroma disponibles hasta el momento. Cada cápsula despierta hasta 60 veces (unos dos meses si se utiliza una vez por día). Son 100% reciclables, no tienen riesgos químicos y fueron elaboradas bajo las normas CARB (California Air Resource Board) sobre calidad del aire sano.

Guillaume lanzó su propuesta en Kickstarter, una plataforma de financiamiento colectivo. Su objetivo era conseguir 50.000 euros para empezar a producir el despertador en forma masiva. Ya juntó casi el doble y todavía queda un mes de campaña. Todavía no se informó cuánto costará el despertador cuando salga a la venta, pero calculan que cada cápsula rondará los 9 dólares. Si todo sigue según lo planeado, en agosto se iniciará la producción y en noviembre comenzará a entregarse a quienes hayan patrocinado el proyecto a través de la página.

Fuente: clarin.com

Compartir

Más notas: