Túnez: "el atacante llegó con un fusil escondido en una sombrilla"

29 de junio de 2015

El caos fue total en el hotel Imperial de la cadena Riu en Susa. Un terrorista con una kalashnikov llegó hasta la playa en una embarcación y empezó a disparar. Los turistas corrieron a sus habitaciones y armaron barricadas.

Compartir

El terror se adueñó del complejo turístico de la ciudad de Susa, donde hombres armados acribillaron a turistas en la playa del paradisíaco resort tunecino. 

Uno de los autores del ataque es un joven estudiante de Kairuan y llegó en una embarcación hasta la playa de Susa, donde abrió fuego con su arma, explicó el secretario de Estado del Interior tunecino, Rafik Chelli, quien informó que el terrorista murió abatido a tiros.

El terrorista llegó hasta el lugar a bordo de una embarcación en la que llevaba escondido un fusil de asalto 'Kalashanikov' en una sombrilla, dijo Chelli

En el hotel de la cadena española Riu, destino muy popular entre los turistas británicos, el caos fue total después de que se oyera una gran explosión y los asaltantes empezaran a disparar a turistas y a trabajadores.

John Yeoman, uno de los británicos, se puso en contacto con Sky News para mostrar cómo algunos de los turistas se atrincheraban en sus habitaciones, pertrechados tras barricadas improvisadas, mientras en los pasillos aún se oían disparos.

"Estábamos en la pileta cuando oímos una gran explosión y empezamos a correr de vuelta al hotel. Escuchamos que había gente con armas en la playa. No sabíamos qué hacer", afirmó a la cadena David Schofield.

"Hay gente llorando y van histéricos. Acabamos de subir a nuestra habitación", apuntó la turista Susan Ricketts.

Un hombre colgó en su cuenta de Instagram imágenes de un hombre, de entre 60 y 70 años, muerto sobre la arena de la playa, con un charco de sangre a su lado.

Al menos uno de los hombres armados fue abatido y otro era perseguido.

Una turista irlandesa dijo que estaba en la playa en Túnez con sus dos hijos cuando escuchó sonidos que, inicialmente, pensó eran fuegos artificiales.

Elizabeth O’Brien dijo a la cadena irlandesa de radio RTE que vio cómo a unos 500 metros de distancia se desinflaba un globo de aire caliente, luego escuchó una serie de disparos y vio a dos personas que iban a subir al globo corriendo hacia ella.

O’Brien dijo que corrió hacia el mar para sacar a sus hijos y que los mozos y agentes de seguridad les pidieron que corrieran y se dirigieron hacia el hotel. Fueron a su habitación y se ocultaron ahí.

Otro turista británico, Steve Johnson, relató a la BBC: "Estabamos tomando sol como siempre y ... escuchamos lo que pensamos eran fuegos artificiales". Pero, "rápidamente era obvio que no lo eran y la gente empezó a gritar y correr".

El resort Riu Imperial Marhaba, ubicado en la localidad tunecina de Port el Kantaoui, contaba con 560 huéspedes alojados en el momento del atentado.

(Fuente: agencias / La Vanguardia / clarin.com)

Compartir

Más notas: