Ex primera dama surcoreana visitará Corea del Norte en un gesto de distensión

6 de julio de 2015

La visita de la anciana ex primera dama ha generado una alta expectación en Corea del Sur ya que recibió una invitación personal del líder norcoreano Kim Jong-un

Compartir

EFE.

Lee Hee-ho, la viuda del expresidente surcoreano y premio Nobel de la Paz Kim Dae-jung, visitará Corea del Norte en agosto, informó hoy la agencia local Yonhap, en un viaje que podría ayudar a relajar la fuerte tensión entre ambas Coreas.

Lee Hee-ho, de 93 años, viajará en avión al país vecino, donde permanecerá entre el 5 y el 8 de agosto y su agenda incluye de momento las visitas a una guardería y un hospital infantil, indicó a Yonhap un portavoz del Centro de la Paz Kim Dae-jung.

Cinco representantes de esta ONG en honor al fallecido expresidente sellaron hoy el acuerdo con autoridades de Pyongyang en la ciudad norcoreana de Kaesong, ubicada al suroeste de Corea del Norte muy cerca de la frontera con el Sur.

"Esperamos que la visita de Lee se convierta en una buena ocasión para ayudar a mejorar las relaciones entre las dos Coreas y promover la cooperación", declaró un portavoz del centro tras regresar de Kaesong.

El Gobierno surcoreano también manifestó en las pasadas semanas su aprobación al viaje al considerar que ayudará a mejorar las relaciones con el Norte, marcadas por la fuerte tensión en los ámbitos político y militar durante los últimos meses.

La visita de la anciana ex primera dama ha generado una alta expectación en Corea del Sur ya que recibió una invitación personal del líder norcoreano Kim Jong-un, aunque se desconoce si ambos tendrán la oportunidad de verse en persona.

Lee Hee-ho solicitó viajar a Corea del Norte el pasado octubre para regalar bufandas y otros artículos básicos a niños del país vecino, pero finalmente no pudo hacerlo debido al frío.

Su fallecido marido, Kim Dae-jung, fue el arquitecto de la llamada "política del sol" que desde 1998 a 2007 sirvió para estrechar los lazos entre ambas Coreas tras años de profunda enemistad.

El expresidente, que por aquella política fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en 2000, protagonizó ese mismo año junto al entonces dictador norcoreano Kim Jong-il la histórica primera cumbre entre los líderes de las dos Coreas.

Compartir

Más notas: